Wodibow: juguetes de madera sin edad, ni aditivos

Wodibow: juguetes de madera sin edad, ni aditivos

«El impacto de un asteroide en un recóndito bosque próximo al polo norte magnético provocó uno de los desastres naturales más afortunados que jamás se recuerdan. Rocas magnetizadas comenzaron a comportarse de forma extraña: se movían y rotaban sobre sí mismas. Pequeños y desvencijados trozos de madera de haya modificaron su apariencia por formas humanas similares a cabezas, brazos, pies… Pasados unos cuantos cientos de años, esas rocas, evolucionadas y convertidas en energéticos y vigorosos imanes, se fusionaron con esas piezas de madera, ya completamente humanoides, para dar origen a los divertidos y polifacéticos Woonkis

Esta es la presentación de  Wodibow, una pequeña empresa que diseña y produce juguetes de madera en Segovia y cuyo objetivo es llevar el diseño y la sostenibilidad a los juguetes para hacer algo nuevo con materiales tradicionales y ecológicos.

El proyecto nació en 2014 en un pequeño garaje de la mano de Pablo Saracho de la Presilla junto a su mujer Maite Ruiz, con una pequeña máquina CNC casera y muchas maderas de palets con las que empezaron haciendo pruebas.

Wodibow es la reinvención del puzzle, haciendo uso de imanes y con la madera (de bosques sostenibles) y pinturas sin productos químicos, hacen juegos de construcción pintando la superficie de pizarra para poder pintar con tizas y aprovechan todo lo que ya han aprendido y desarrollado, aplicando las nuevas tecnologías sin llenarlo de plástico.

Wodibow hacen todo lo posible por ser 100% responsables con el medio ambiente y colaboran en la producción con una asociación que da trabajo a personas con discapacidad. Ellos también han empleado a personas que estaban sin trabajo.

“Nos entristece el uso irresponsable y desmedido que muchos hacen del plástico, un material que nuestro planeta no sabe digerir. Por eso en Wodibow no contamos con él para nada y sí con productos naturales que no llevan cosas raras que contaminen ni perjudiquen al planeta, al hombre y a los animales. Además, nuestros productos no solo no le hacen daño al medio natural, sino que le caen bien, muy bien, porque proceden directamente de él”.

Es un producto dirigido a todos los públicos, pero especialmente, a padres que quieren juguetes en los que haya algo que aportar, con inquietudes medioambientales y con un gusto por lo estético.

Didácticos, versátiles y destinados a provocar la imaginación del que los usa, los Wodibow tienen una corta historia empresarial pero plagada de éxitos, la compañía ha ganado el premio Red Dot Design Award, uno de los galardones más prestigiosos de diseño a nivel mundial, destacando su «grado de innovación, calidad, funcionalidad y compatibilidad ecológica».

Si necesitas saber más sobre Wodibow, no dudes en ponerte en contacto con ellos para transmitirles tus dudas, sugerencias o intereses.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =