Flama Surf, tablas totalmente orgánicas y sostenibles

Flama Surf, tablas totalmente orgánicas y sostenibles

Sergi Galanó nació en Barcelona, a orillas del mar Mediterraneo allá por el 1974. En 2002, dejó su trabajo de diseñador gráfico y se mudó con su familia a los Pirineos, donde abrieron un alberque para mochileros. Allí fue donde descubrió su pasión por la carpintería, rehabilitando casas, construyendo cocinas, literas o lo que fuera necesario, y con la experiencia adquirida llegó a construir una casa de dos pisos.

No sería hasta el 2009 cuando construyó su primera tabla de surf con madera de agave, aunque el hecho de tener que finalizar la tabla de surf con fibra de vidrio le parecía arruinar el factor ambiental. Empezó a documentarse y descubrió la madera de paulownia (KIRI) proveniente de plantaciones sostenibles, muy ligera, estable y resistente. Pero no fue hasta que conoció a Tom Wegener durante su gira europea que pudo presenciar sus posibilidades reales. En ese mismo momento decidió dedicarse por completo a construir una tabla de surf 100% orgánica.

Tras dos intensos años de ensayo y error, en 2011, en el Salinas Longboard Festival se presentó en sociedad Flama, con una tecnología innovadora (FlamaClassic) que permitió eliminar prácticamente el 100% de los productos químicos contaminantes que se han utilizado en la industria de las tablas de surf desde 1950. Tablas de madera huecas que cuando están terminadas, solo necesitan aceitarse o barnizarse.

En 2014, Grant Newby (el gurú de las tablas de surf de madera) invitó a Sergi al Wooden Surfboard Day in Australia, donde conoció a algunas leyendas de la construcción de tablas con la mente abierta como Bob McTavish, Paul Joske y muchos otros. La experiencia fue el empujón final que Sergi había estado esperando, un punto de inflexión crucial en términos de autoconfianza. Al nacer y criarse en el Mediterráneo, un lugar sin experiencia en el surf y lejos de la influencia de cualquier formador, tenía miedo de que toda la historia de Flama fuera solo una tormenta de ideas extraña. Pero las cosas simplemente fueron al revés y todo lo que obtuvo allí fue aliento y felicitaciones de todos. Las palabras pronunciadas por Bob McTavish permanecerán grabadas en el alma de Sergi para siempre: «Desearía haberte conocido en los viejos tiempos». En ese preciso momento supo que Flama era un sueño hecho realidad.

De este modo se regresó a las raíces del surf, cuando las tablas de surf estaban hechas de madera y las personas vivían en perfecta armonía con la naturaleza. El concepto Flama representa una «evolución natural del surf«, en la que la practicidad, la simplicidad y el uso mínimo de recursos, se convierten en los pilares que marcan esta empresa.

Grant Newby fue quien animó a Sergi a probar su técnica un núcleo de espuma de poliestireno expandido (EPS) con una carcasa de madera de Paulownia, bambú y/o corcho. Aunque no es tan limpio y orgánico como el sistema FlamaClassic, esta técnica permite hacer tablas de surf superligeras. Unos meses y algunas mejoras personales más tarde, nació FlamaEvolve, presentando una nueva gama de tablas de alto rendimiento y facilitando el camino hacia el mismo objetivo final que lo inició todo: construir tablas de surf 100% orgánicas.

En la actualidad, Flama es el primer fabricante europeo en conseguir la certificación «Gold Level Ecoboard» primera iniciativa independiente dirigida a ofrecer al consumidor un certificado de calidad medioambiental para tablas de surf, promovida desde la organización Sustainablesurf, y su objetivo se centra en la reducción de la huella de carbono, apostando por el uso y reaprovechamiento de materiales reciclados, así como la reducción de la toxicidad de los materiales en los procesos de manufacturación de las tablas de surf. 

En la actualidad, Flama trabaja con tres materias básicas: madera de paulownia, bambú y corcho. Las combinaciones de estos parecen infinitas y aun a día de hoy está descubriendo sus posibilidades. Vienen a ser un sustituto de la fibra y la resina, lo que sería el caparazón de mis tablas, y las ventajas medioambientales e incluso para la salud del shaper son bestiales.

Siempre digo que las empresas se volverán más ecológicas no por convicción, sino por una simple necesidad económica. A medida que la energía o los materiales de orígen fósil escaseen y se encarezcan, no habrá más remedio que buscar alternativas. Contaminar acabará siendo más caro.

Si quieres conocer más sobre Flama, no dudes en pasarte por su página web o por sus redes sociales:

LOCAL B
c/ Metalogènia s/n
08330 – Premià de Mar
Barcelona, Spain

telf. +34 687818115
mail: info@flamasurf.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =