¿Qué es la «Cultura Maker» y cómo ponerla en práctica?

¿Qué es la «Cultura Maker» y cómo ponerla en práctica?

La Cultura Maker, como cualquier fenómeno social, es algo que no se define fácilmente. Si bien tiene todas las cualidades de un movimiento cultural, tiene un significado diferente para cada persona, representa diferentes valores de acuerdo con la situación en la que se aplican y puede dar como resultado modelos de negocios, productos y filosofías muy diferentes de una compañía a otra.

Así que no nos centraremos en una única definición. En cambio, veremos los fundamentos filosóficos de este movimiento y ver unos ejemplos de la Cultura Maker en el mundo.

Empecemos.

¿Quiénes son los Makers?

El surgimiento de la Cultura Maker depende en gran medida de nuestro entendimiento de que diferentes personas aprenden a través de diferentes medios. Algunas personas son aprendices auditivos y otras son aprendices visuales. Sin embargo, otro grupo aprende mejor haciendo. Estos son los Makers.

La Cultura Maker se apoya firmemente en la idea del constructivismo, es decir, la noción de que el aprendizaje se realiza mejor a través del hacer. En el pasado, esta técnica de aprendizaje era muy utilizada por los artesanos para capacitar a sus aprendices. Fue una fusión perfecta de bricolaje y aprendizaje de inmersión.

Hoy nos hemos alejado del modelo de aprendizaje, una transición que ha sido tan lamentable como inevitable, a favor de largos años de educación formal. Pero no derribaremos las instituciones culturales o sugerir que se abandonen los estudios. Sin embargo, lo que podemos decir es que la historia está plagada de visionarios que hicieron exactamente eso.

¿Un ejemplo? James Proud, un empresario de 23 años del sur de Londres. Desarrolló un monitor de sueño, que él llama Sense, usando unos 13 millones de dólares que recaudó casi por su cuenta. El éxito de Proud hubiera sido poco probable hace solo unos años, antes de que Kickstarter llegara a la corriente principal y convirtiera el desarrollo de productos en un proceso democrático, y antes de que los multimillonarios estadounidenses comenzaran a desplegar la alfombra roja (y abrir sus billeteras) para empoderar a los jóvenes emprendedores.

Peter Thiel es uno de estos; un destacado capitalista de riesgo, su Thiel Fellowship ofrece premios de hasta 100.000 $ para jóvenes empresarios prometedores y sus nuevas empresas emergentes. Con orgullo se muestra en el sitio web una cita de Mark Twain: «Nunca he dejado que mi educación interfiera con mi educación».

Proud vive mucho con ese ejemplo, como se revela en una historia reciente de Wired. Vale la pena leerlo. Un poco más cerca de casa, una compañía llamada HydroWorx comenzó gracias a otro fabricante. Esta vez, el ímpetu no vino del empuje y la determinación, sino que nació de la necesidad.

En 1969, un hombre llamado Paul Hetrick se golpeó la cabeza con una fuente de agua de porcelana, lo que hizo que su cerebro se hinchara. Como resultado, perdió el uso de sus piernas. Hetrick finalmente se recuperó, después de muchos meses de terapia, pero la experiencia le hizo ver la luz. En 1987, Hetrick estaba investigando en un programa para la recuperación de pacientes de fisioterápia, más cómodo y más efectivo . Finalmente encontró inspiración en un lugar poco probable: una cinta de correr submarina para caballos. Hetrick pasó los años siguientes adaptando esta tecnología a pacientes humanos, y nació HydroWorx: pionero en piscinas de terapia acuática.

¿Qué tienen en común estas historias? Yo lo llamaría algo así como la disposición del Maker. Vamos a desglosarlo.

¿Cómo se ve un Maker?

Los lectores habituales pueden preguntarse cómo se puede aplicar el Movimiento Maker y sus valores a la cultura de la empresa. Ya hemos visto algunas de las formas en que los fabricantes pueden defender la audacia empresarial y la toma de riesgos. Pero igual de importantes son esas cualidades menos obvias, las que son un poco más difíciles de ver y tocar.

En otras palabras, dentro del Movimiento Maker hay valores que pueden aplicarse a cualquier tipo de empresa comercial. Y lo interesante es lo simples que son.

Apertura de valor

La frase Código Abierto no es una palabra de moda de marketing. No es una moda pasajera. En muchos sentidos, representa el futuro. El Movimiento Maker está particularmente interesado en recordarnos que la apertura y el espíritu de compartir no son solo una buena idea, sino que son absolutamente esenciales para el progreso continuo.

Veamos lo que Tesla está haciendo. La gente decía que un recién llegado no podía esperar entrar en el espacio de la automoción y, sin embargo, aquí está Tesla, una compañía que, después de solo 12 años, está diseñando algunos de los automóviles más avanzados y emocionantes que se hayan construido en suelo americano. Y acaba de empezar.

Sin embargo, lo más notable de Tesla es que han hecho que sus patentes, el alma de cualquier empresa de tecnología, posiblemente, estén disponibles gratuitamente para el pueblo estadounidense y sus competidores. Es prácticamente inaudito en los tiempos modernos, donde los secretos corporativos se guardan cuidadosamente a toda costa.

Haz las paces con la imperfección

Si bien algunos de los innovadores más brillantes de la historia han sido perfeccionistas sin excusas, muchos más hicieron las paces con el hecho de que nada será perfecto la primera vez, y en muchos casos, tampoco la tercera o cuarta vez.

De lo que realmente estamos hablando aquí es de afrontar riesgos. No escucharemos de muchos emprendedores exitosos que jugaron a lo seguro, pero vemos continuamente cómo algunas de las compañías más exitosas del mundo pueden quedar estancadas si dejan de correr riesgos. Microsoft, por ejemplo, sigue siendo un monstruo, pero esto se debe a su ubicuidad, no porque estén tomando riesgos.

Construye una comunidad

El monolito corporativo sin rostro no es largo para este mundo. La idea misma es anatema para la innovación y el progreso. Las nuevas empresas van a gobernar el día en adelante, al menos, hasta que inevitablemente sean compradas por Amazon, Apple, Google o Microsoft.

Lyft (el principal competidor de Uber) sabe cómo hacer esta distinción, incluso si tiene más que ver con la política que con su cultura corporativa. Definen su servicio no como una «compañía de taxis», sino como una «plataforma de software» que «construye comunidades». Claro, es un lenguaje de relaciones públicas pulido, pero lo que dicen sigue siendo importante: tecnología, negocios y una innovación. El espíritu debe acercar a las personas, en lugar de separarlas.

Amas lo que haces

Finalmente, recuerdemos que la vida solo vale la pena si hacemos lo que amamos. El Movimiento Maker pone un énfasis particular en la creatividad y en romper el status quo. Los nuevos productos exigen nuevos tipos de empresarios, después de todo; y los mejores son las personas que aman lo que hacen.

William Craig
Founder and President of WebFX

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 1 =